INMA & RAMIRO

Y luego, cuando ante ti se abran muchos caminos y no sepas cuál recorrer,

no te metas en uno cualquiera al azar: siéntate y aguarda.

Respira con la confiada profundidad con que respiraste el día en que viniste al mundo,

sin permitir que nada te distraiga:

aguarda y aguarda más aún.

Quédate quieta, en silencio, y escucha a tu corazón.
Y cuando te hable,

levántate y ve donde él te lleve.

todos los derechos reservados
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *